Endodoncia Dental

La Endodoncia es el tratamiento de conductos radiculares que consiste en la extirpación parcial o total de la pulpa dental. Se aplica en piezas dentales fracturadas, con caries profundas o lesionadas en su tejido pulpar

La causa más frecuente de la infección y consecuente inflamación y necrosis de la pulpa, y por tanto de la necesidad de realizar una endodoncia, es la existencia de caries, aunque existen otros factores que pueden generar una pulpitis o lesión de la pulpa:

  • Traumatismos.
  • La abrasión, erosión y desgaste de los dientes por el roce entre ellos.
  • La forma en que se realizan algunos tratamientos restauradores y los materiales que se utilizan en los mismos.

Lo que hace necesario desvitalizar el diente, para que se pueda mantener en la cavidad oral. La desvitalización consiste en la remoción de la pulpa y en el rellenado de(los) canal(es) radicular(es) con un material estable que permita el mantenimiento de un ambiente hermético.

Este tipo de tratamiento frecuentemente necesita más de una consulta para que pueda ser terminado, debido a la necesidad de colocación de medicamentos específicos dentro del canal(es).

La técnica de la endodoncia sigue los siguientes pasos:

1.- Se procede a anestesiar la zona afectada
2.- Se hace una apertura para dejar expuesta la pulpa dañada
3.- Se extrae la materia dañada y se limpia la zona
4.- Se sella el conducto pulpar con material termoplástico y cemento.
5.- Si se precisa, se coloca en el diente una prósesis dental , como por ejemplo una corona para favorecer su funcionalidad y su aspecto estético o si es posible simplemente se reconstruye con materiales a base de resinas.

¿Tienen éxito los tratamientos endodónticos?
En general son tratamientos con buenas expectativas, aproximadamente el 85 % de los casos se resuelven con éxito. Sin embargo dado la gran complejidad y anfractuosidades del sistema de conductos a veces no es posible una limpieza y conformación rigurosa.

endodoncia